Los gobiernos locales y regionales como líderes de procesos de desarrollo económico local

La Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible es un conjunto atrevido y transformador de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible que incluye aspectos económicos, sociales y ambientales y que exige la aplicación y la implementación universal de un enfoque integrado. ¿Por dónde empezar, si no es por los territorios con la implicación y el liderazgo de los gobiernos locales y regionales? 

Los territorios son el lugar clave de realización. Es ahí donde los gobiernos locales y regionales pueden desempeñar un papel catalizador como precursores e impulsores de procesos efectivos de desarrollo local, fomentando el empoderamiento y logrando consenso sobre el potencial de desarrollo del territorio, promoviendo colaboraciones amplias y facilitando la acción coordinada y las sinergias. 

A lo largo de las últimas décadas, varios países han implementado reformas que han reforzado los procesos de descentralización, redefiniendo el papel y las funciones de las administraciones públicas como agentes de desarrollo de provincias y regiones, principalmente en los ámbitos de la inversión pública, las infraestructuras, la planificación y la ordenación territorial. El avance de los procesos de descentralización y la transferencia de competencias y recursos a los gobiernos subnacionales también ha contribuido al reconocimiento de la necesidad y de las nuevas responsabilidades de los distintos niveles de gestión pública en el refuerzo de la base económica de las comunidades locales, impulsando sus capacidades y potencial endógeno. A esto, hay que añadir un reconocimiento del enfoque territorial del desarrollo como un marco que busca y promueve la articulación de activos y actores territoriales para ampliar sus oportunidades. La descentralización también representa la capacidad de regiones y territorios heterogéneos de formular estrategias de desarrollo a medida para atender sus necesidades particulares e influir en sus propios destinos.  

Esta redefinición de las funciones del sector público, y especialmente de las administraciones más cercanas a los ciudadanos, refleja la transición de un modelo de funcionamiento burocrático vertical y sectorial a un nuevo modelo de gestión horizontal e integral. En este nuevo modelo de gestión pública, los gobiernos regionales tienen el importante rol de reforzar y optimizar las capacidades endógenas de los territorios articulando los actores territoriales dentro de una lógica de cooperación, y pueden por lo tanto desempeñar un papel crucial en la implementación de la Agenda 2030.  

Iniciado en 2011, el proceso de trabajo abierto del Foro Mundial de Desarrollo Económico Local, promovido por el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD) junto con la Organización internacional del Trabajo (OIT) y varias asociaciones de gobiernos locales y regionales, ha brindado a lo largo de los años la oportunidad a gobiernos subnacionales y otros actores de contribuir al diálogo global sobre desarrollo económico por medio del intercambio de experiencias, la elaboración de políticas y la promoción de acciones conjuntas entre una gran variedad de actores implicados. Un espacio de reflexión, que no se limita a analizar cómo se han hecho las cosas en el pasado, sino más bien a exigir un pensamiento creativo y un análisis práctico sobre cómo podemos definir nuevas soluciones y lograr un desarrollo sostenible partiendo de los territorios. Los foros han vuelto a confirmar la importancia de un enfoque ascendente del desarrollo económico que surge de la ineficacia frecuente de las políticas dictadas desde arriba para estimular el desarrollo regional

En este contexto, se reafirma el rol de los gobiernos regionales como actores principales del desarrollo económico regional: las regiones pueden estimular significativamente economías productivas y sostenibles y promover sociedades inclusivas. Varias experiencias de todo el mundo, incluido por ejemplo el modelo europeo, nos han enseñado que las regiones son importantes para reducir las brechas territoriales, fomentar los vínculos entre el mundo urbano y el rural y apoyar la creación de empleo, la competitividad empresarial y el crecimiento económico sostenible. Las políticas relacionadas, de hecho, se diseñan y se adoptan cada vez más a nivel regional, debido al reconocimiento de que la geografía y el contexto local son importantes para que las estrategias de desarrollo sean efectivas y sostenibles. 

Tal como se resaltó en el 3er Foro Mundial de Desarrollo Económico Local, celebrado en Turín, Italia, en 2015, se necesitan nuevos sistemas territoriales que reflejen una transición del modelo burocrático vertical y sectorial a un nuevo modelo de gestión horizontal e integral para tratar de aumentar la eficacia, así como la rentabilidad social y empresarial, y ofrecer un nuevo modelo de gestión. Un modelo centrado en la gente y próximo a los lugares donde se encuentran los activos y los talentos que permiten mejorar y optimizar las capacidades endógenas de los territorios.  

En 2017, primero el 2º Foro Regional de Desarrollo Económico Local para América Latina y el Caribe (Tiquipaya, Bolivia, 27-30 de junio 2017), y luego el 4º Foro Mundial de Desarrollo Económico Local (Praia, Cabo Verde, 17-20 Octubre 2017) ofrecerán una oportunidad excelente para seguir analizando cómo pueden intervenir los actores de gobernanza local y regional en ámbitos clave del desarrollo territorial para solucionar las desigualdades crecientes. Se organizarán debates políticos, talleres técnicos y otros espacios interactivos para intercambiar y debatir sobre el desarrollo económico local como base para unos territorios integrados y cohesionados y unas sociedades inclusivas, resilientes y pacíficas.   

Aprovechando el firme compromiso e implicación de ORU Fogar, que ha contribuido al proceso del foro desde su concepción, esperamos seguir contando con el fuerte compromiso de ORU Fogar y todos sus miembros para hacer avanzar el debate y hacer oír la voz de los gobiernos regionales en la arena política global. Aprovechando el impulso de las principales conferencias celebradas en 2016, que reconocieron el papel que los gobiernos locales y regionales están preparados para desempeñar en la consecución del desarrollo sostenible, el proceso del Foro Mundial de Desarrollo Económico Local está encaminado a proporcionar una oportunidad única para inspirar, estructurar y mostrar la acción de los gobiernos subnacionales en el ámbito del desarrollo económico local, ayudando así a convertir el desarrollo sostenible en una realidad para todos los territorios y ciudadanos.   


Johannes Krassnitzer

Coordinador Internacional de la Iniciativa ART, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)


© All rights reserved ORU. Barcelona 2021