Regiones de Cochabamba, catalizadoras de Desarrollo Económico Local

Iván Canelas Alurralde,

Gobernador del Departamento de Cochabamba - Bolivia

 

Cochabamba – Bolivia ha sido sede del 2do Foro Regional de Desarrollo Económico Local de América Latina y el Caribe. En base a las experiencias de 25 países se ha preparado la propuesta regional que será presentada en el 4to Foro Mundial en octubre próximo en Cabo Verde – África. 

A partir de nuestra experiencia en el Gobierno Departamental de Cochabamba – Bolivia, podemos afirmar que el Desarrollo Económico Local en base a la regionalización del territorio es una de las vías para superar las desigualdades territoriales. Que brindando oportunidades se aceleran los procesos de cambio hacia el vivir bien, desarrollado sobre un modelo de gestión pública descentralizada

En Cochabamba nos planteamos el desafío de lograr un desarrollo integral, justo, equitativo y  solidario; en articulación con los otros niveles de gobierno. Además de la importancia de generar una activa participación corresponsable de las organizaciones sociales, así como el respeto a los derechos de la madre tierra.

Estamos convencidos que con cada uno de los 47 municipios, aun pequeños, se puede lograr impactos de desarrollo económico local. Para ello, nos hemos organizado en cinco regiones, cada una con sus características productivas, su clima y sus necesidades propias y una mancomunidad de municipios. De esta manera, en Cochabamba logramos articular todos los actores del territorio, generando oportunidades mejores para el éxito del DEL.

Una de las premisas para el diseño e implementación de nuestra gestión es que el desarrollo de los sectores, sean estas la agropecuaria, industria y manufactura, salud, educación, turismo y otras, se dará en la medida que el territorio tenga las condiciones de competitividad, en términos de suficiente y adecuada dotación de infraestructura vial, de conectividad y comunicación, energía; así como un marco normativo adecuado, acompañado de una red de instituciones y actores sociales cohesionados.  

A partir de la experiencia generada en Cochabamba para afrontar las incidencias de la migración campo – ciudad, podemos afirmar que la integración de los ámbitos urbano y rural es fundamental, para el intercambio y complementación de productos y servicios que dinamiza la generación de fuentes de empleo, por una parte, y la provisión de alimentos y otros productos por otra, incidiendo de esta manera en el crecimiento económico y en la reducción de brechas de desigualdad social y territorial

La migración creciente campo – ciudad, conlleva el crecimiento acelerado de la mancha urbana con baja densidad demográfica, con la incidencia negativa en el congestionamiento del transporte público, la contaminación del medio ambiente, carencia de servicios básicos como la dotación de agua potable, alcantarillado, recojo de basura; la impermeabilización de áreas de recarga acuífero, la reducción de las escasas áreas agrícolas; así como la emergencia de la delincuencia que genera la inseguridad ciudadana.

Ante esta problemática, que los municipios no pueden resolver de manera aislada, la Gobernación de Cochabamba ha procedido a la regionalización del territorio departamental en cinco regiones como espacios de planificación y gestión del desarrollo: Región Metropolitana, Andina, Cono sur, Valles y Trópico. Estratégicamente se plantea y se procede a la descentralización de infraestructura y de servicios productivos y sociales, el fomento a la creación de centros poblados intermedios, la conformación y el fortalecimiento de las Mancomunidades de Municipios y del Consejo Metropolitano.

De todo esto, a manera de lecciones  aprendidas se desprende: las Regiones junto con las mancomunidades y el Consejo Metropolitano son catalizadores del Desarrollo Económico Local Sustentable, los municipios de forma aislada no podrían alcanzar un desarrollo sostenido con impacto económico social. Por lo tanto, es necesario generar políticas deliberadas para lograr sinergias entre los espacios urbano/rural. El desarrollo territorial por regiones requiere de un marco institucional sólido (de momento son las Mancomunidades, producto de acciones voluntarias).

Las Mancomunidades de municipios para sostenerse y ser eficientes, precisan incorporar a representantes de actores sociales y de gobiernos supra nacionales. Para involucrarse cada vez en la gobernanza en ese desarrollo multinivel, se debe incidir en la  inclusión social, con la finalidad de reducir la marginalidad y la pobreza. 

 


© All rights reserved ORU. Barcelona 2021