Diez años y seguimos

Thierry Cornillet

Miembro del Parlamento Europeo

Presidente fundador de la Asociación Internacional de Regiones Francófonas

 

Hace 10 años, en Marsella, líderes de asociaciones regionales y presidentes de regiones se reunieron para crear ORU Fogar, la organización de las regiones unidas. Esta creación nos pareció esencial, porqué unidos podemos hacer oír mejor nuestra voz y poner en el lugar que corresponde a la región, en la arquitectura institucional de todos los países.

Unidos, sin duda, pero ¿por qué?

Primero, para representar el primer nivel infra-estatal que existe en todos los estados y en todos los países, el nivel entre las autoridades locales y el estado. En todas partes hay una "región", independientemente del nombre que se le pueda dar: gobernación, departamento, región, etc... Este primer nivel está presente en la arquitectura de los poderes de cada país.

Se trataba también, si no de crear un lobby, sí un grupo de presión de las regiones, que se convertiría en el interlocutor de todas las personas o instituciones interesadas.

Y segundo, porqué considerábamos este nivel regional como elemento clave en la gestión pública. Y ello, por tres razones que lo demuestra claramente:

1.- Porque las regiones están cerca de las poblaciones y son representantes de su identidad. 

2.- Porqué son trasmisoras del estado y no su sustitución. 

3.- Porqué son capaces de generar sus propios servicios para satisfacer mejor las expectativas de las poblaciones.

Es la aplicación del famoso principio de subsidiariedad, que en un lenguaje más claro significa que la gestión debe ser confiada al nivel más capaz de asegurarlo.

Era necesario, pues, estructurar una organización que acogiera los representantes de este nivel de la administración pública, para convertirla en una organización reconocida, para convertirla en un socio global con capacidad de dialogar con la ONU, la FAO, la Unión Europea, etc.

De hecho, las regiones comparten el mismo deseo de garantizar la efectividad sobre el terreno para el servicio de las poblaciones, reafirmar que no compiten con el estado y que pueden apoyarse mutuamente a través de la cooperación y el intercambio de buenas prácticas.

Este tercer elemento es esencial porque ante el mismo problema se puede aplicar, con frecuencia, las mismas soluciones sin reinventar el “agua caliente”. Basta con abordar los interlocutores que han encontrado soluciones apropiadas, porque enfrentan el mismo problema y las mismas dificultades financieras o administrativas. Es la importancia de la cooperación descentralizada sur-sur entre regiones y no sólo norte-sur.

La constatación de hace 10 años continúa siendo válida, es el balance provisional que podemos hacer. Y, así, se trata de seguir movilizándose para acoger a nuevas regiones y a nuevas asociaciones de regiones. ORU Fogar debe desplegarse más. Una idea como esta se construye dia a dia. Debe continuar estructurándose, pues, por continentes, donde los problemas -a pesar de las diferencias de lenguaje-, a menudo, son los mismos y por lo tanto las soluciones pueden ser similares.

También es necesario seguir abogando por el mantenimiento del nivel regional fuerte, pero dotado de un buen nivel de recursos y que tenga la confianza de los estados. También deberemos tener en cuenta los nuevos parámetros y, en este sentido, pienso particularmente en las metrópolis. Es necesario, en este punto, que demos un ejemplo de nuestro saber hacer; organizando, por ejemplo, importantes eventos mundiales sobre temas compartidos, como la cimera de regiones de lucha contra el hambre que se propone.

No dudéis, en cualquier caso, en utilizar las redes sociales ahora y hacer que nuestra "publicidad" en la red.

Y, finalmente, reafirmar una y otra vez que el nivel regional es un buen nivel para dar respuesta a la globalización, porque combina el orgullo del territorio de origen, apertura a los demás y el deseo de implementar los objetivos del milenio y de dar la mejor satisfacción a la gente.

La lucha por la descentralización, pues, continúa estando de actualidad. Y tengo confianza en que el equipo encabezado por el presidente Sekkal y el secretario general Llorens la implemente.

 


© All rights reserved ORU. Barcelona 2019