Lo que queda del 2015

La agenda internacional se presenta muy intensa durante esta segunda mitad de 2015. Naciones Unidas escenificará la revisión de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y se celebrará la Conferencia sobre el Cambio Climático, la COP21, dos citas clave por las que todos los miembros de ORU llevan trabajando muchos años.

Durante todo este tiempo, ORU ha volcado todos sus esfuerzos para que se incluyan los gobiernos intermedios como actores en las políticas de desarrollo y de lucha contra el cambio climático. Estamos convencidos de que las regiones y los estados federales, por ubicación y proximidad al territorio, son los que mejor pueden diseñar e implementar todas aquellas actuaciones relacionadas con estas políticas.

ORU cuenta con un grupo de trabajo específico sobre el post-2015, a través del cual nuestra organización, como abanderada de la reivindicación de la importancia del territorio en el desarrollo, ha participado en todos los debates y en todas las consultas de Naciones Unidas. Hoy, en este último tramo, estamos luchando para que se establezcan indicadores regionalizados o territorializados. Estamos seguros de conseguirlo, entre otras razones, porque creemos reclamar algo que es de puro sentido común.

En este punto es justo agradecer el trabajo de liderazgo que en esta temática ha tenido Cataluña dentro de ORU, coordinando el Grupo de Trabajo Post-2015. Sabemos, por propia experiencia, cuán difícil es sustraerse del trabajo local de cada cual, para ocuparse de ámbitos de representación internacional. Los dirigentes políticos catalanes, así como sus cuadros técnicos, han dedicado al Post-2015 un esfuerzo que agradezco en la persona de Marta Macias, directora general de la cooperación catalana y miembro de nuestro Buró. Por otro lado, también hemos realizado este trabajo junto con CGLU dentro de la Global Taskforce de Gobiernos Locales y Regionales y, por ello, les agradezco su entusiasmo y capacidades técnicas. 

En relación a los temas de cambio climático, ORU ha estado presente en los debates gracias a nuestro socio nrg4SD, con una competencia técnica fuera de toda duda. También R-20, recién incorporados a ORU, hicieron su labor en un importante evento organizado en Paris hace unos meses. 

En los próximos meses tendrán lugar varias citas del mundo regional cruciales para preparar la COP21, una cumbre concebida por los estados y sólo para los estados en la que las regiones deben tener su voz. La primera, la MEDCOP21 que organiza la región Provence-Alpes-Côte d’Azur, bajo el patronato del presidente de la República Francesa. La segunda, la Cumbre Mundial sobre Clima y Territorio que organiza la región Rhône-Alpes. Inestimable es la labor de lobby de los presidentes Vauzelle y Queyranne, tanto como al ingente trabajo de nuestro amigo Bernard Soulage, vicepresidente de Rhône-Alpes y miembro de nuestro Buró, para lograr estos objetivos.

Si el mundo regional influye en estos dos grandes eventos internacionales - y preciso es que lo reconozcamos- va a ser gracias al esfuerzo de unas pocas regiones, y de unas pocas personas con un gran compromiso y una gran determinación. Cuento que, en el futuro, no nos falten este compromiso y determinación en la defensa de los gobiernos intermedios para poder influir en la agenda internacional. 

Muchos gobiernos regionales europeos fuertes, por ejemplo, los lands alemanes, tienen políticas de cooperación importantes y una visión muy clara sobre cómo debe ser el Post-2015. También es el caso de ciertos gobiernos regionales africanos, latinoamericanos y asiáticos. En relación al clima, algunos estados de Estados Unidos tienen políticas con perfil propio respecto al gobierno federal. Todos estos actores también deben sumarse a la Organización de Regiones Unidas. Y es que tenemos claro que con todos ellos vamos a ser más fuertes para defender los intereses de los gobiernos regionales.


Paúl Carrasco

Presidente de ORU

 


© All rights reserved ORU. Barcelona 2021